subscribe: Posts | Comments

La Ciencia y sus Rivales

1 comment
La Ciencia y sus Rivales

El maíz transgénico

Por Mario Méndez Acosta

Se ha mantenido, a lo largo del último decenio, un debate muy enconado sobre la viabilidad del consumo del maíz transgénico en México. Ambos bandos tienen razones aparentemente muy validas para sostener sus asertos y temores, por lo que es necesario llegar a una solución de consenso.

Hoy con una crisis mercantil de este cereal en puerta, vemos que se acusa al maíz transgénico de ser portador de sustancias tóxicas para el cuerpo humano y se señala que ocasiona daños como alergias. Aunque No hay empero estudios controlados que demuestren esto.

La agricultura es a no dudarlo una de las actividades del ser humano que tienen mayor impacto sobre el medio ambiente y desde luego la biodiversidad de la vida en la Tierra. Su más grave efecto ha sido el reemplazo de la diversidad vegetal por el cultivo de algunas especies vegetales en una zona determinada. A ello se agrega está el uso de pesticidas, herbicidas y fertilizantes, los que a veces tiene un efecto devastador en la flora y la fauna originales.

No obstante no hay duda de que las labores agrícolas, así como muchas otras actividades de nuestra especie, resultan indispensables para satisfacer la creciente demanda de insumos de la población del planeta. En el presente ya existe alguna conciencia de que hay que limitar evitar al máximo los efectos nocivos para el medio ambiente y la diversidad biológica. En el caso de la agricultura se hace deseable la reducción del uso de agroquímicos que dañan al medio ambiente  así como lograr la producción de variedades vegetales con mayor productividad para disminuir la necesidad de abrir nuevas zonas de cultivo.

Paradójicamente, la solución a estas dos exigencias la da, sobre todo, la tecnología transgénica

Como señala el biólogo mexicano del CINVESTAV (Irapuato), Luis Herrera Estrella, el uso de plantas –vegetales– transgénicos tal vez sea la respuesta de mayor potencial y la que más controversias ha causado. El enorme potencial de las plantas transgénicas para aumentar la productividad, bajar los costos de producción y reducir del uso de agroquímicos, ha sido claramente documentada en los casos de las plantas transgénicas resistentes a insectos, a virus y herbicidas. Estas características, en conjunto representaron en 1998 un beneficio adicional a los agricultores todo el mundo de y más de 800 millones de dólares, una reducción del uso de herbicidas de 10 a 40 por ciento y de 40 a 100 por ciento en insecticidas en las áreas que usaron plantas transgénicas resistentes a herbicidas e insectos, respectivamente, y un incremento promedio en la producción de maíz, soya y algodón de más del 4 por ciento por hectárea.

Existen nuevos desarrollos científicos que permiten prever el desarrollo de plantas que requieran menos fertilizantes para crecer o que pueden ayudar a limpiar sitios contaminados por metales pesados y, por lo tanto, pueden tener un enorme significado para la conservación del medio ambiente y la biodiversidad.

No obstante, los claros beneficios económicos que representa para el medio ambiente el uso de las variedades transgénicas, amplios sectores de la sociedad, sobre todo en países en desarrollo, han manifestado su preocupación por los posibles efectos negativos que podría tener el uso de las plantas transgénicas para el ambiente, llegándose a afirmar que dañan y envenenan los suelos y enferman a las personas.

La principal preocupación de estos grupos es el efecto que pueda tener la transferencia de los genes extraños a especies silvestres o a malezas. No obstante, es importante puntualizar que  ya existe la tecnología necesaria para evitar que dicha transferencia de genes ocurra y además, que en diversos laboratorios del mundo se están desarrollando más tecnologías para eliminar la necesidad de usar genes necesarios, pero poco deseables, para la producción de plantas transgénicas como son los genes que confieren resistencia a antibióticos.  Ha sido el biólogo mexicano Juan Pablo Ricardo Martínez Soriano quien ha demostrado que no hay tal contaminación.1)

En México en este sentido ha destacado también la labor del doctor Luis Herrera Estrella  cuyas investigaciones son reconocidas en el ámbito internacional, no sólo por ser pionero en el establecimiento de la ingeniería genética como una herramienta indispensable para el estudio de la biología vegetal, sino que su trabajo se ha convertido en una referencia obligada para todo aquel que entiende que la biotecnología agrícola es una piedra angular para el desarrollo futuro de los países con economías emergentes.

Es contundente Herrera al señalar que:”Es curioso que Greenpeace y toda la gente que ataca a la ingeniería genética de manera violenta, porque afirman que estamos haciendo cosas espantosas que sólo sirven para enriquecer más a las empresas multinacionales que dominan el mercado mundial agrícola, no se den cuenta del enorme potencial que la ingeniería genética tiene para favorecer a los agricultores pobres que siembran sus cultivos en suelos marginales y de resolver problemas ecológicos de gran importancia”.2)
Ciertamente, es necesario limitar las prácticas abusivas de las empresas agroquímicas transnacionales, que acaparan patentes y variedades de semillas controladas más allá de la bioética. Pero para ello no sirve condenara la ciencia agronómica mexicana.

Referencias

1) Juan Pablo Ricardo Martínez Soriano. “Transgenic Maize in Mexico: No Need for Concern.” Science. Volume 287, Number 5457 p. 1399 February 25, 2000.

2) Revista Teorema Ambiental Domingo 01 de febrero de 2004. Núm. 44
Alimentos genéticamente modificados mitos y realidades. Luis Herrera Estrella

  1. Biol. Nelly Lopez Vera says:

    excelente solo hay que cuidar la perdida de especies nativas

Leave a Reply